Masaje ayurvédico

Masaje hindú ayurveda

Recibir un masaje ayurvédico, o masaje abhyangam, es una experiencia vital de relajación y liberación mental en su más amplia extensión.

Hablar de masaje ayurvédico, es hacerlo de técnicas milenarias heredadas de una de las medicinas alternativas más trabajadas y contrastadas.

Su origen se remonta a la legendaria cultura hinduísta.

Aunque no está claro cuándo comenzaron a utilizarse estos métodos de tratamiento y sanación, aparecen claras referencias en varios textos desde el siglo II y el siglo V después de Cristo.

Se le atribuye un origen divino; se dice que el médico Dhanwantari, representación terrenal del dios Visú, fue el principal compilador de estas técnicas.

La base doctrinal de la Ayurveda trata de integrar los cinco elementos fundamentales: Bhumi (tierra), Yala (agua), Agní (fuego), Vaiú (aire), y Akasha (éter).

Centra el tratamiento del cuerpo humano a partir de los humores principales que recorren nuestro cuerpo, y la interacción de los 24 elementos cósmicos a los que nos enfrentamos a diario.

Beneficios del masaje ayurvédico

Los tratamientos ayurvédicos son muy variados, incluyendo recomendaciones sobre la dieta, medicinas realizadas a partir de hierbas aromáticas, y por supuesto, el masaje ayurvédico, enfocado a la relajación del sistema nervioso, y la mejora del sistema articular en general.

El masaje ayurvédico contribuye también a la liberación emocional, y colabora al tratamiento de las migrañas y los dolores crónicos tipo cervical, o aquellos originados por tensiones musculares.

Si sufres de insomnio, no dudes en tratarlo con un masaje ayurvédico

¿Cómo realiza un masaje ayurvédico?

Una buena técnica de realización del masaje ayurvédico requiere la utilización de aceites específicos y el aprendizaje de una serie de técnicas para aplicarlos en la persona que recibe el masaje.

Es fundamental contar con un espacio tranquilo, privado, y relajante; el masaje comienza con la relajación del receptor del mismo, por lo que debemos buscar un espacio tranquilo, privado, y con un aroma relajante.

La sesión debe ser lenta, y la aplicación de los aceites en la zona a tratar debe ser realizada por profesionales que dominen todos los tipos de masajes ayurvédicos.

Formación en masaje ayurvédico

Si lo que deseas es ser masajista experto en masaje ayurvédico, puedes comenzar a asistir a un taller en el que impartan los principios básicos.

Si estás partes de conocimientos básicos y necesitas ir más allá, podrás encontrar cursos de más de 70 horas lectivas, donde profundizar en la medicina ayurvédica, combinando sesiones presenciales con material lectivo y clases prácticas.