Masaje chino

Masaje Tradicional Chino

El Corpus Medicus es un método terapéutico chino en el que se recogen diferentes técnicas de masaje, cómo debe ser la presión ejercida y los puntos específicos del cuerpo en el que hay que prestar más atención.

Cuando aparecieron las primeras técnicas de masaje en el lejano Oriente, hace ya más de 4000 años, representó un nuevo modo de vida para toda la civilización. Fue cuando llegaron los primeros terapeutas, teniendo así al masaje chino como un sistema muy valorado, que ha sabido extenderse por todo el mundo.

¿En qué consiste el masaje chino?

El masaje chino se centra en que la energía vital esté lo más equilibrada posible, haciendo que se eliminen patógenos, dando paso únicamente a aquello que el organismo necesita para sobrevivir, como una correcta circulación de la sangre.

El terapeuta puede iniciar la sesión de diferentes formas, lo más normal es que lo haga de modo suave, aumentando la intensidad poco a poco, terminando de nuevo mediante un proceso calmado.

Los movimientos cobran especial importancia, deben ser en todo momento constantes y flexibles. Gracias a ello, se consigue alcanzar los objetivos establecidos, haciendo que la persona que lo reciba pueda sentirse mejor consigo misma.

La presión ejercida estará establecida en función del efecto terapéutico que se quiera alcanzar. Por ello, es importante que se tenga una buena formación, que pueda evitar causar dolencias al individuo.

Beneficios del masaje chino

El masaje chino hace que la circulación sanguínea esté más regulada, pudiendo llegar a todas las partes del cuerpo sin obstáculos que la retengan. Por otro lado, los músculos son colocados en su sitio, las articulaciones que estén afectadas son movilizadas y hace que durante el proceso se goce de un mayor estado de relajación.

Un mayor flujo de energía vital del individuo hace que todos los tejidos pueden beneficiarse de sus ventajas, fomentando la armonía que se produce tanto en el cuerpo como en la mente.

Formación de masaje chino

Es necesario tener una correcta formación de terapeuta basada en el masaje chino si se quiere realizar una de las terapias energéticas más recomendadas en el mundo. Aprenderás a tratar la energía vital y a usar tu capacidad energética para tratar a tus clientes.