Masaje descontracturante

Masaje para quitar contracturas

El masaje descontracturante es una terapia alternativa que engloba diferentes tipos de masaje. En realidad no es una terapia en si misma, sinó una manera saludable y relajante de liberarse de tensiones y contracturas.

Los masajes descontracturantes están enfocados a conseguir aliviar tensiones musculares, normalizando el tono muscular, y aliviar posibles contracturas.

Tienes una contractura cuando uno de tus músculos sufre una rigidez permanente, involuntaria y duradera.

Las lesiones por contractura es uno de los daños musculares más comunes de nuestra sociedad.

Vienen motivadas por el sedentarismo, así como por el propio proceso de envejecimiento corporal. Las personas con estrés, o con trabajos potencialmente lesivo, también se ven afectadas por contracturas con normalidad.

Pero no siempre el deporte es la mejor prevención; si no lo realizamos de manera adecuada, o nos pasamos en determinadas prácticas, también puedes verte aquejado de contracturas musculares.

Los síntomas más comunes son el dolor y la limitación de movimientos, aunque pueden derivar, en función de la zona afectada, en migrañas, vértigos, etc.

Beneficios del masaje descontracturante

Los beneficios del masaje descontracturante van mucho más allá del alivio de la dolencia.

Como con cualquier otro tipo de masaje, siempre y cuando el masajista vaya más allá de la zona afectada, podemos alcanzar estados de relajación y bienestar inmediatos.

Gracias a esto, favorecerá nuestro descanso, y funcionará como un elemento de prevención de otras posibles dolencias.

Además, si se utilizan las técnicas adecuadas, mejorará nuestro retorno venoso y el sistema circulatorio en general.

Todos estos beneficios físicos contribuirán a tu relajación general, mejorando los efectos del estrés y del ritmo que llevamos.

¿Cómo se realiza un masaje descontracturante?

En general, podemos decir que un adecuado masaje descontracturante tiene una manera de realización de menos a más.

Hay que ir gradualmente presionando las zonas contracturada y que buscamos relajar, de cara a ir aliviando las tensiones de la musculatura.

El masaje descontracturante puede aplicarse en cualquier parte afectada, aunque lo óptimo es hacer un recorrido por todo el cuerpo para aprovechar todos sus beneficios.

Con esto conseguiremos la relajación absoluta del receptor.

Formación en masaje descontracturante

La formación en masaje descontracturante requiere una base de quiropráctica y anatomía.

Los cursos suelen ser impartido por centros especializados con profesorado experto en la materia, extendiéndose desde las 50 horas hasta los diez meses de duración.