Masaje infantil

Masaje terapéutico infantil

Se cree que la India fue el primer país en aplicar el masaje infantil. Todas las madres lo practicaban en sus hijos con el objetivo de aliviar las dolencias que pudiera tener y demostrar su amor hacia el pequeño.

Diferentes estudios han establecido que existen tres metodologías dentro de este tipo de masaje, la hindú, sueca y podal, aunque también se aplican diferentes ejercicios de yoga. El objetivo principal es que existan una armonía entre el bebé y la persona adulta que lo practique.

¿En qué consiste el masaje infantil?

Se trata de aplicar unas caricias muy suaves en todo el cuerpo de forma cariñosa, para ello se utilizan los movimientos tranquilos de los brazos. Como el recién nacido siempre ha estado en contacto con otra persona, se logra tranquilizarla y hacerle ver que sigue próxima a una figura adulta, proporcionándole seguridad y calor.

Después del nacimiento, es normal que se tenga miedo natural, debido a que no sabes lo que existe en el mundo exterior y se tiene que dejar atrás el confort materno. Es importante combatir ese temor los primeros días después del nacimiento y, el masaje infantil, está completamente preparado para ello.

Beneficios del masaje infantil

Se consiguen liberar los temores y miedos que puedan existir en el recién nacido, a la misma vez que recibe un contacto íntimo y amoroso. Este tacto le ayuda a su progreso durante los años siguientes, pudiendo desarrollarse de una forma sana y completa.

También ayuda a que el sistema motriz y cognitivo esté más desarrollado. El cerebro recibe los impulsos y eso le ayuda a tener una mayor sensación de bienestar, gracias a la liberación de diferentes sustancias, como las bioquímicas o endorfinas.

Por último, es capaz de regular los cólicos del lactante y a tener una menor probabilidad de que caigan enfermos. Dormirán más placenteramente y, en el futuro, tendrán una mejor socialización y rendimiento intelectual.

Formación de masaje infantil

El cuerpo de un recién nacido es muy delicado, por ello hay que saber en todo momento qué se está haciendo y las formas más comunes con las que se puede dar un masaje infantil, consiguiendo los beneficios citados anteriormente. Mediante un curso dedicado a este tipo de masajes, conseguirás practicarlo sin problemas.