Masaje prenatal

Masaje prenatal para mujeres embarazadas

Muchas mujeres sienten una fuerte ansiedad cuando están en estado de embarazo, haciendo que tanto ella como el bebé puedan sufrir daños. Un masaje prenatal puede ayudar a que esto no ocurra, gracias a que se consiguen distintos efectos positivos, que contribuyen a que se consiga un perfecto equilibrio físico y emocional.

Está indicado para todo tipo de mujeres. A su vez, se les prepara para realizar el parto con una mayor tranquilidad, evitando que puedan sufrir problemas o dolores molestos.

¿En qué consiste el masaje prenatal?

Lo primero que hay que hacer es colocar a la mujer de costado sobre una camilla. Se puede facilitar el proceso con la ayuda de almohadones, de modo que el vientre esté lo más cómodo posible y las piernas perfectamente acomodadas.

Es entonces cuando el masajista inicia su labor ayudándose de la yema de sus dedos, mediante movimientos circulares, suaves y siguiendo un mismo ritmo, se realiza el masaje. Cada cierto tiempo, se hará una pequeña presión con las palmas sobre la espalda, descendiendo hasta que se alcance la espina dorsal.

Para terminar, también se realizan los movimientos circulares en todo el cuerpo. Una sesión completa dura aproximadamente treinta minutos.

Beneficios del masaje prenatal

Las hormonas estarán más reguladas, consiguiendo que la persona se relaje y deje a un lado el estrés asociado con el estado de embarazo. Con este proceso, se consigue que las complicaciones asociadas al parto sean más difíciles de que puedan aparecer.

Sabiendo esto, la mujer tendrá un mejor estado de ánimo y una mayor salud cardiovascular, que repercutirá en que el pequeño nazca lo más sano posible.

Es normal que las articulaciones se hinchen, haciendo que la circulación de la sangre no llegue a todo el cuerpo como es debido. Con esta disciplina, se estimulan los tejidos y se consigue que exista un flujo constante.

Cuando se termina el embarazo, es posible que aparezca un dolor producido por el nervio ciático, debido a un desgarro de los músculos y a la presión que se ha sometido a la espalda. Con el masaje prenatal, se tratan los nervios inflamados y se ayuda a que la presión se libere, reduciendo mucho los dolores que se producen de este modo.

Tipo de formación de masaje prenatal

Es necesario que este tipo de masajes que se realiza con embarazadas lo realice un profesional debidamente cualificado. Esto es importante ya que realizando el curso correspondiente se estará totalmente entrenado para conocer los distintos temores y molestias que las mujeres sufren cuando se encuentran en este periodo.