Masaje tántrico

Masaje tantra

Se cree que el origen de esta técnica proviene de un ritual que se encontraba en los libros sagrados del hinduismo. A lo largo de sus más de 5000 años de evolución, se conoce que diferentes culturas han llegado a utilizarlo, cosechando grandes resultados.

Durante los siglos XI y XII llegó a considerarse como una filosofía de vida, cuyo objetivo era que la energía que cada cuerpo posee, que aún no se ha despertado, pueda activarse mediante la propia relajación, haciendo que así se potencien las experiencias y se logre una mayor percepción sensorial que produce el contacto, sin llegar al sexo.

¿En qué consiste el masaje tántrico?

La persona encargada de realizar este masaje erótico lo hará por todo el cuerpo. El objetivo que se busca es que los órganos puedan relajarse, utilizando el placer sexual como señal. Gracias a esto, la mente puede desactivarse hasta el punto de que es capaz de entrar en un estado meditativo, donde los pensamientos y las sensaciones físicas se intensifican.

Otro de los objetivos es que la energía interior que toda persona posee pueda despertarse mediante el lenguaje del placer. El propio cuerpo y los impulsos sexuales que se reciben en este estado de meditación hace que se consigan alejar los pensamientos de la rutina diaria. Es mediante cada roce y caricia que se crean nuevas sensaciones, pudiendo centrarte únicamente en ellas.

En la actualidad se pueden diferenciar dos tipos de masajes tántricos: Lingam (masculino) y Yoni (femenino). Como la mujer posee más puntos erógenos, no es necesario llegar hasta los órganos genitales.

Beneficios del masaje tántrico

El mayor beneficio es que mediante este tipo de masaje, se es capaz de conectar con nosotros mismos, promoviendo así la autocuración y a entender la sexualidad en todas sus facetas. La sociedad actual ha hecho que, cuando se tienen relaciones sexuales, sean estresantes, es decir, rápidas, en cualquier lugar y de cualquier manera. Es mediante los masajes tántricos que tu deseo sexual cambiará, disfrutarás de cada una de las caricias de tu pareja, de cada sensación y tu estimulación no estará ligada únicamente a la penetración.

Por otro lado, la paz mental que conseguirás, junto al estado de bienestar y de relajación, hará que tus órganos trabajen en conjunto, reduciendo la presión arterial y haciendo que te sientas mejor, tanto interior como exteriormente.

Tipo de formación para masaje tántrico

Mediante la formación especializada para este tipo de masajes, podrás aprender qué es el tantra, las dificultades principales que se deben tratar, cómo puedes solventar los problemas y las distintas metodologías que existen para conseguir una compresión organizada.