Los masajes más raros del mundo

Dentro del mundo de los masajes, encontramos infinidad de variedades. Masajes descontracturantes, orientales, relajantes, masajes eróticos

Las terapias más extrañas del mundo

Se trata de todo un universo dinámico y cambiante, en el que las modas, así como los hábitos y costumbres locales.

Tanto si eres viajero habitual, como si prefieres viajar desde la televisión, te convendrá conocer todas estas prácticas.

La mayoría de ellas están basadas en pseudociencias, y la base científica es limitada o nula.

Pero lo que está claro es que nadie puede resistirse a realizar unas buenas fotos para sus redes sociales con las pintorescas prácticas que vamos a presentarte a continuación.

Masaje con caracoles

El mundo de los masajes con animales es todo un capítulo dentro de los masajes más extraños del mundo.

De entre ellos, quizá el menos sorprendente es el masaje con caracoles.

De sobra es conocido por todos los beneficios de la baba de caracol en nuestra piel. Como en casi todos los productos cosméticos, cuanto más natural es la fuente, y más cercana a su origen, se incrementan sus propiedades.

El masaje con caracoles se trata de un masaje facial; aquellos centros que se atreven a usarlo garantizan la procedencia y trazabilidad de los caracoles, criados en las mejores granjas a partir de técnicas naturales.

Se practica en diferentes partes del mundo, ya que los caracoles son fáciles de criar, e incluso de importar.

Masaje con serpientes

Más concretamente, con pitones. Este tipo de masaje se realiza en el zoo de Filipinas, y consiste en que las pitones se muevan libremente por todo tu cuerpo; el peso de los reptiles, junto con sus lentos movimientos, harán el resto.

Responsables del zoológico aseguran que antes de comenzar la terapia, las pitones son alimentadas, de cara a evitar efectos no deseados, y para potenciar los movimientos de las serpientes.

Masaje con fuego

El fuego es un elemento purificador en muchas culturas; no es raro encontrar la utilización de fuego como fuente de calor para aliviar determinadas tensiones.

El masaje con fuego consiste en la colocación de toallas o telas sobre las cuales se prenden determinados elementos.

Entre sus beneficios, se encuentra la estimulación sanguínea y el efecto analgésico del calor.

Reiki equino

El Reiki es un tratamiento artesanal japonés, basado en la transmisión de energía curativa entre el masajista y el receptor del masaje.

Si buscamos series nobles, capaces de establecer vínculos y energía, sin duda, podemos pensar en los caballos.

Según los expertos, estos animales no contienen ningún tipo de carga negativa, ya que esta es descargada a través de sus movimientos y sus constante golpeo con el suelo a través del galope.

A partir de ahí, son capaces de absorber la energía negativa de los pacientes, liberándola más adelante en la naturaleza.

Eso sí, tienes que ser afortunado para recibir esta terapia, ya que el paciente se tumba en una camilla, y sólo si el caballo lo decide, recibirás el tratamiento.

Este tipo de terapia es realizada por varios centros en Australia.

Masaje con cactus

Muy habitual en determinados SPA de México, el tratamiento con cactus permite incorporar en nuestra piel y músculos todas las sustancias beneficiosas y relajantes de esta maravillosa planta.

Evidentemente, antes de iniciar el tratamiento, la planta ha sido tratada para eliminar todas las púas.

Masaje con cuchillos

Muy habitual en Taipei, el masaje con cuchillos aprovecha las superficies afiladas y puntiagudas para hacer presión sobre determinados puntos, liberando tensiones.

Aunque el momento más liberador es cuando el masaje termina y te das cuenta que sigues de una pieza.

Pero tranquilo, el “terapeuta” no aplicará los filos directamente sobre tu piel; interpondrá una manta o toalla para evitar cualquier riesgo de lesión.

¿Qué te han parecido estas bizarras maneras de masajear el cuerpo? ¿Con cuál de ellas serías capaz de atreverte?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *