Masajista ayurvédico

¿Alguna vez te has planteado llegar a ser masajista ayurvédico? ¿Quieres aumentar el poder que tienes en tus manos? ¿Disfrutas ayudando a los demás a alcanzar un mayor bienestar físico y emocional?

Masajista ayurveda

Si has contestado afirmativamente a alguna de las preguntas anteriores, necesitas buscar una formación en masaje ayurvédico.

Afortunadamente, a día de hoy ser masajista ayurvédico está al alcance de cualquiera. La oferta formativa es muy amplia, aunque no debes despistar los fundamentos que te presentamos a continuación la hora de seleccionar tu proceso formativo.

Requisitos para ser masajista ayurvédico

En principio no es imprescindible una base formativa para acceder a los cursos de masaje ayurvédico, pero sí que es muy conveniente conocimientos de anatomía.

En el masaje ayurvédico se trabaja todo el cuerpo, por lo que conviene contar con una base teórica y práctica que ayude a entender y seguir todas las indicaciones del formador.

Si tienes dudas de tu nivel, habla previamente con el formador con total honestidad y claridad. Él te orientará en la mejor opción.

Talleres y sesiones formativas de masaje ayurveda

Si lo que buscas son unas técnicas básicas de iniciación existen muchos lugares en los que se imparten sesiones básicas o talleres de una jornada de duración.

Durante este tipo de sesiones, conocerás los fundamentos básicos de la ayurveda y sus tratamientos principales.

Es importante que no pienses que puedes realizar masajes ayurvédicos sólo con acudir a uno de estos talleres. Están enfocados a despertar la curiosidad, y a tomar conciencia de la importancia de la ayurveda en el bienestar personal.

Cursos de masaje ayurvédico

Los cursos avanzados son la mejor opción para complementar conocimientos básicos de masaje o quiropráctica.

Deben combinar formación teórica y práctica, tocando todos los fundamentos y filosofía de la medicina ayurvédica antes de aterrizar en el masaje ayurvédico propiamente dicho.

En los cursos avanzados aprenderás a identificar y utilizar los aceites esenciales, así como aplicarlos en función de la dolencia y de los objetivos a perseguir en cada caso.

Las sesiones suelen ser espaciadas e intensivas, de cara a poder combinarse con otras obligaciones personales y profesionales.

Estas metodologías permiten preparar adecuadamente las sesiones por parte de profesores y participantes, así como practicar los ejercicios explicados en cada una de ellas.

Si realmente estás pensando en ser masajista profesional, no intentes lanzarte al masaje ayurvédico con simples tutoriales de internet; acude a centros especializados con profesores de experiencia demostrable.