masajista con piedras calientes

Masajista para masaje con piedras calientes

El masaje geotermal es una terapia alternativa que combina la aplicación de piedras frías de mármol, con piedras calientes de lava basáltica sobre puntos determinados del cuerpo. Tiene como objetivo equilibrar la energía del organismo y las energías de la naturaleza.

¿Qué hace un masajista con piedras calientes?

Las piedras negras basálticas tienen alto poder magnético y debido a que contienen hierro, mantienen el calor a temperatura muy elevada. Las piedras blancas suelen ser de mármol y debido a su baja temperatura hacen que la piel adquiera firmeza, y se reduzca el dolor.

El masajista coloca las piedras sobre puntos energéticos del organismo: frente, tercer ojo, columna vertebral, el abdomen, las manos y los dedos de los pies.

Las piedras se pueden aplicar de forma estática o dinámica, Después se realiza un masaje aplicando un aceite esencial.

Esta terapia desintoxica la piel a través de la estimulación del sudor. El contraste de temperaturas y la fricción sobre las pequeñas venas hacen que aumente la circulación acelerando la energía, oxigenando el cuerpo y reduciendo el estrés, la ansiedad y el insomnio. También alivia los problemas musculares y articulares. Ayuda a conseguir la armonía entre cuerpo, mente y espíritu.

La utilización y el movimiento de las piedras es riguroso y cada movimiento se rige por los principios de la fisiología, por lo que requiere una formación específica por parte del terapeuta.

¿Dónde se puede estudiar el masaje con piedras calientes?

Este, como otros tipos de masajes, se puede aplicar estudiando la formación específica, teniendo como base formación en estética o quiromasaje. En principio, no se requieren conocimientos previos de anatomía.

La Formación Profesional reglada como el Grado Superior en Estética Integral y Bienestar, es una buena opción porque permite tener una formación generalista para posteriormente especializarse.

Existe una gran oferta de cursos de formación, que certifican en esta técnica y que normalmente van dirigidos a masajistas y esteticistas que quieran ampliar su oferta de servicios. Es importante que combine teoría y práctica.

Hay opciones formativas que van desde las cuatro horas de duración hasta las cuarenta horas.

Este tipo de masaje, no es un tratamiento médico, pero tampoco es solo un tratamiento estético. Muchas personas lo entienden como una terapia milenaria que aporta armonía, relax y bienestar con uno mismo y con el entorno.

Debido al nivel actual de estrés, esta técnica, es muy solicitada por su originalidad y por los beneficios que aporta, en balnearios, centros de belleza, centros de masaje, spas y wellnes.  También es una buena opción trabajar esta terapia creando tu propio negocio.