Masajista sueco

Masajista masaje sueco

El masaje sueco es un tratamiento clásico que representa el estándar occidental para el masaje. Las diversas técnicas de masaje sueco están diseñadas para mejorar la circulación del cuerpo, relajar los músculos y hacer que una persona se sienta más tranquila y calmada.

Qué aprende un masajista sueco

Al terminar un curso de masajista sueco, el estudiante tiene pleno conocimiento de las cinco técnicas principales utilizadas en el masaje sueco: acariciar y deslizarse; amasadura; frotamiento; golpe; golpe y vibración

¿Qué hace un masajista sueco?

El masajista sueco utiliza movimientos más suaves en las partes más delicadas del cuerpo, y movimientos más fuertes donde hay una cobertura muscular más gruesa. Este ajuste de presión lo convierte en un masaje ideal para la relajación.

Además de esto, ofrece diversos beneficios a quien masajea, entre los que podemos mencionar:

l Alivia la tensión muscular eliminando las toxinas

l Mejora la circulación al aumentar el flujo de oxígeno en la sangre.

l Ayuda a mantener los ligamentos y tendones flexibles.

l Reduce el estrés emocional y físico.

¿Qué necesito para ser un masajista sueco?

En realidad, lo único que necesitas son las ganas de relajar a otras personas, pues si eres del tipo de persona a las que le gusta hablar este título te caerá perfecto, pues muchos masajistas suecos usan el habla como método de relajación. Pero si por el contrario prefieres no intercambiar palabras por extraños no hay problema, puedes optar por tocar música durante el masaje, ya que esta es otra forma de relajar a los pacientes.

¿Dónde estudiar para ser un masajista sueco?

Hoy en día aprender es muy sencillo, pues se cuentan con diversas herramientas que permiten realizar estudios a distancia, y la carrera de masajista sueco no es una excepción. Esta titulación puedes obtenerla tanto a distancia como presencial en diversos institutos y escuelas de España, algunas de ellas se encuentran ubicadas en Castellón y otras en Madrid.