Masajista Tui Na

Masaje chino tuina

El masaje Tui Na tiene su origen en la milenaria y singular medicina china. Sus conocimientos se remontan a varios milenios antes de nuestra era.

Desde el nacimiento de la escritura, se tienen documentos y tratados de medicina tradicional china y sus masajes; dichos documentos se han ido transmitiendo a lo largo de miles de generaciones hasta nuestros días.

Los maestros en medicina china basan sus enseñanzas en el profundo conocimiento de la anatomía humana, así como en los movimientos de órganos y vísceras.

Estas premisas son la base de tratamientos de acupuntura y de otras técnicas de la medicina tradicional procedente de China.

A partir de esta perspectiva, el masaje Tui Na beneficia al receptor en el plano corporal y en el plano energético. Activa la circulación del paciente, resolviendo determinados bloqueos que aportarán armonía y bienestar general.

No obstante, antes de aprender cualquier técnica, hay que saber diagnosticar correctamente al paciente, de cara a saber qué tipo de masaje aplicar.

Requisitos para ser masajista Tuina

Los requisitos básicos para el aprovechamiento de cualquier curso de masaje Tui Na requieren conocimientos de terapias manuales.

Si además te interesan las alternativas naturales y tienes conocimientos básicos sobre ellas, podrás avanzar con mucha más facilidad a lo largo de los contenidos teórico prácticos.

No obstante, conviene informarse, ya que puedes encontrar alternativas más o menos avanzadas en función de tu nivel de .

Cursos de Formación masaje Tuina

Para ser masajista Tui Na, hace falta unos conocimiento previos de toda esta filosofía, así como de la visión integral del universo propuesto por la cultura china.

Conocer la base propuesta por el Yin y el Yang y sus equilibrios, te permitirán evolucionar en la práctica del masaje Tui Na y realizarlo de manera correcta.

De igual forma, han de conocerse los cinco elementos, y las leyes fundamentales de su funcionamiento e interacción entre ellos.

Cada órgano se encuentra identificado con uno de los cinco elementos. Cada elemento es considerado la madre de otro. Como supondrás, todos están relacionados en base a esta filosofía, por lo que el daño en un órgano implica un fallo futuro en aquellos considerados “hijos”.

Un buen curso de formación debe partir de todos estos conceptos, para luego profundizar en el manejo y uso de los diferentes elementos implicados; desde preparación de la habitación, hasta posibles contraindicaciones.